El cerebro de los homosexuales muestra rasgos similares a los del sexo opuesto   1 comment

17/6/2008 Edición Impresa CIENCIA

El cerebro de los homosexuales muestra rasgos similares a los del sexo opuesto

EL PERIÓDICO
BARCELONA

Los varones homosexuales y las mujeres heterosexuales comparten algunas características en la región del cerebro responsable de las emociones, del estado de ánimo y de la ansiedad, lo que sugiere que la homosexualidad tiene una indudable base biológica. Al menos esto es lo que sostiene un estudio sueco, presentado ayer en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), que ha analizado la actividad cerebral de 90 personas mediante imágenes de tomografía. El mismo proceso se ha detectado también con las mujeres: es decir, el cerebro de las lesbianas parece compartir rasgos con el de los varones heterosexuales.

Ivanka Savic y Per Lindström, investigadores del Instituto Karolisnka, en Estocolmo, explican que la similitud se expresa en una ligera asimetría entre los dos hemisferios cerebrales. En los hombres heterosexuales y en las mujeres lesbianas, el derecho tiene mayor tamaño que el izquierdo, mientras que esa diferencia no se detecta ni el cerebro de los hombres gays ni en el de las mujeres heterosexuales.

El análisis mediante tomografía por de emisión de positrones (PET) de 90 hombres y mujeres homosexuales y heterosexuales, prácticamente en cuatro grupos iguales– reveló también que las lesbianas guardan un cierto parecido con los hombres heterosexuales en la conexión de la amígdala cerebral, en tanto que en los hombres gays esa conexión es similar a la de las mujeres heterosexuales. La amígdala es un pequeño órgano situado en el interior de los lóbulos temporales que controla las reacciones vinculadas al miedo, así como las secreciones hormonales del sistema endocrino.

¿EN QUÉ MOMENTO?
Los resultados no pueden atribuirse fácilmente a comportamientos aprendidos, sino que sugieren una relación con factores neurobiológicos“, indican los científicos. Lo que no pueden discernir es si los procesos se establecen en la edad fetal –por ejemplo, una exposición a elevadas dosis de testosterona durante el embarazo– o en la posnatal. “Es una cuestión abierta“, asumen. Algunos estudios anteriores habían sugerido que factores genéticos y ambientales –incluso la dieta— podían estar implicados en la orientación sexual, pero los resultados nunca han sido concluyentes.

Investigadores del Instituto Karolinska de Estocolmo han hallado algunos parecidos estructurales entre el cerebro de los hombres gays y el de las mujeres heterosexuales.

MADRID, ( El País. / ACPress.net)

Los científicos han examinado a 50 heterosexuales (25 hombres y 25 mujeres) y 40 homosexuales (20 hombres y 20 mujeres), todos en torno a los 30 años, usando las dos principales técnicas para visualizar el cerebro en vivo: la resonancia magnética y el escáner PET. El resultado es que los hombres heterosexuales y las mujeres lesbianas tienen un cerebro ligeramente asimétrico, mientras que los hombres gays y las mujeres heterosexuales lo tienen simétrico.

Además, los neurobiólogos Ivanka Savic y Per Lindström, encargados del trabajo, han examinado en sus voluntarios la amígdala cerebral, una estructura situada en el centro del cerebro y esencial para el aprendizaje emocional. También aquí, las conexiones neuronales son similares en los hombres heterosexuales y las lesbianas, por un lado, y en los hombres gays y las mujeres heterosexuales por otro.

Afirman los científicos suecos que los datos son estadísticamente significativos, pero meramente estructurales: los investigadores no pueden interpretar sus consecuencias para la función del cerebro.

Uno de los mecanismos más discutidos sobre el origen de la orientación sexual es la exposición a las hormonas sexuales durante el desarrollo del feto: la homosexualidad masculina se ha asociado –sin que exista una conclusión cierta aún- a una baja exposición prenatal a la testosterona, y la homosexualidad femenina a un exceso de la misma hormona.

Los científicos admiten que el estudio no permite precisar las posibles explicaciones acerca de la causa de la homosexualidad, que probablemente es multifactorial, incluyendo la “interacción entre los niveles prenatales y posdátales de testosterona y estrógenos, los receptores cerebrales de estas hormonas y otros factores” de tipo social y educacional.

Concluyen que los resultados no pueden atribuirse fácilmente a la percepción o el comportamiento y estimulan investigaciones más extensas, con grupos mayores de individuos, para una comprensión mejor de la neurobiología de la homosexualidad y la heterosexualidad.

Fuentes:

Publicado julio 23, 2008 por Ricardo Paulo Javier en Ciencia, homosexualidad, Noticias, Salud

Una respuesta a “El cerebro de los homosexuales muestra rasgos similares a los del sexo opuesto

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. Pingback: El cerebro de los homosexuales muestra rasgos similares a los del sexo opuesto « Paulo Arieu Theologies Weblog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: