Un contraste de nacimientos   Leave a comment

Un contraste de nacimientos

“No se angustien. Confíen en Dios, y confíen también en mí. En el hogar de mi Padre hay muchas viviendas; si no fuera así, ya se lo habría dicho a ustedes. Voy a prepararles un lugar. Y si me voy y se lo preparo, vendré para llevármelos conmigo. Así ustedes estarán donde yo esté.”1

Walter B. Knight reportó como “una hora después de que el tercer hijo de la Reina Elizabeth había nacido, se enviaron 128 telegramas a todas partes del mundo. Las luces en el palacio de Buckingham, la oficina oficial, la oficina colonial y la oficina de relaciones de estado permanecieron prendidas toda la noche. Los teléfonos del palacio estuvieron ocupados toda la noche. Y el personal del turno nocturno tuvo el doble de responsabilidades.”

Que diferente fue el nacimiento de Jesús, “El príncipe de la Paz.” No hubo potentados proclamando su llegada. El atroz y ansioso de sangre de Herodes se preocupó por el evento porque pensó que se había presentado algún rival enemigo.

Dios, sin embargo, señalo el nacimiento de Jesús al enviar a sus ángeles a proclamar las buenas nuevas y colocar en el firmamento la estrella que guiaba directamente a un humilde pesebre a los humildes pastores y a quienes lo buscaban el lugar del nacimiento de Jesús.

Que diferente será la segunda venida de Jesús. La primera vez, el vino como un bebe para identificarse con los seres humanos y para pagar el precio por nuestra redención a través de su muerte en la cruz. Las buenas noticias son que Jesús viene de nuevo y cuando lo haga, vendrá en toda su gloria como el Rey de reyes y Señor de señores. Y cada rodilla se inclinara. ¡Será un gran día!

El mismo Jesús promete que volverá a la tierra para tomar a sus seguidores verdaderos para que estén con él en el cielo. Lo importante es el asegurarse de estar listos para su regreso y para encontrarnos frente a Dios cara a cara si pasamos de esta vida a la siguiente antes de que Jesús regrese de nuevo.

Hacemos esto al confesar nuestros pecados, creyendo que Jesús es el Hijo de Dios, que él murió en la cruz para pagar la pena por todos nuestros pecados, y aceptar a Jesús como a nuestro Señor y Salvador Personal. Si necesitan ayuda adicional vean este artículo Como saber que es cristiano autentico, sin ser religioso en: http://www.actsweb.org/sp/conocer_a_dios1.htm.

Se sugiere la siguiente oración: “Dios mío, gracias por tu maravillosa promesa de que Jesús está ahora preparando el Cielo para sus verdaderos seguidores y de que él regresará a la tierra para llevarlos y estar con él para siempre. Ayúdame a estar seguro de que estoy preparado para este glorioso día en que te veré frente a frente. Gracias por escuchar y responder a mi oración. De todo corazón en el nombre de Jesús, Amén.”

1. Juan 14:1–3 (NIV).

Publicado julio 19, 2008 por Ricardo Paulo Javier en Devocional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: